Header AD

Hacienda Guzmán en Ascensión, Chihuahua

Lo que fue la Hacienda de Guzmán, después adaptada como estación del Ferrocarril

A 36 kilómetros al oriente del crucero de la mina de Bismark, se encuentra Estación Guzmán, que se convertirá en un lugar atractivo para cargarse de energía, pues fueron muchos los grandes personajes de la Revolución; valientes, hombres positivos, llenos de buena vibra y que la dejaron en ese lugar.
Unos combatiendo, otros de paso y preparando ataques para liberar el país, pero cada uno con un pensamiento positivo, escribieron una página en nuestra historia…historia que muchos no conocemos. El sitio histórico que será el más grande del municipio de Ascensión fue escenario de muchos acontecimientos y la mayor parte fueron positivos.

No encontrará el visitante ni monumentos, ni estatuas; ni museos, ni galerías. Solo se encuentran los viejos muros de una finca que fue la hacienda de los González, después convertida en estación ferroviaria, que rodeada de viejas instalaciones y los restos de las vías del tren que una vez partió llevando revolucionarios a tomar ciudad Juárez y derrocar a Porfirio Díaz.

Por ahora solo encontrará el visitante, que cansado de la monotonía de la ciudad; paz y tranquilidad en medio de un sitio rodeado de arbustos propios del desierto y recibiendo los rayos del sol, que en cualquier época del año son propicios para cargarse de energía.

Desde hace algunos años, las autoridades municipales habían dado cuenta al gobierno del estado de este rincón de nuestra entidad, pero es ahora el Ing. Julio César Apodaca Prieto, presidente municipal, que ha puesto énfasis en los aspectos históricos y culturales, que pretende rescatar este lugar para declararlo patrimonio histórico de Ascensión.

Teniendo como escenario hacia el norte la inmensa cuenca de la Laguna y en medio de dos pequeñas elevaciones que topográficamente forman un puerto, se encuentran las ruinas de lo que fue la vieja estación de Guzmán, que por muchos años fue punto de arribo y descenso de pasajeros del Ferrocarril Chihuahua al Pacifico.

Derruida ya, con múltiples remodelaciones que a través del tiempo sufrió, sus gruesas paredes son testimonio de haber sido la Hacienda de Guzmán, construida en 1882 por los españoles Cruz y Carlos González, padre e hijo, que tuvieron en propiedad otorgada por la compañía deslindadora de Gómez del Campo, donde se dedicaron a la producción de ganado bovino principalmente y planearon proyectos que no se cumplieron y cuya superficie fue de cincuenta y cuatro mil hectáreas.

Muy cerca de la inmensa laguna que estuvo coronada por múltiples manantiales, ya extintos todos, dejó su huella el primer hombre en América, según científicos norteamericanos que sitúan estos lugares con una antigüedad de doce a veinte mil años, y que se encuentran en los ranchos de La Colorada y La Mota, respectivamente.

Ya en tiempos de las tribus bárbaras fue Victorio que con sus huestes, se apoderó de este sitio convirtiéndolo en refugio, encontrándolo ideal para escapar de las autoridades cuando lo perseguían, ya hacia el norte por los espesos montes o estepas que abundaban o para el sur por las múltiples mangas de escape.

No se sabe cuando perdieron su dominio los hermanos González, pues de las concesiones otorgadas por las compañías deslindadoras solo perseveraron las Hacienda de Fresnal, Corral de Piedra y Boca Grande de los también españoles, Sabino, Guillermo y León Urrutia; estos dos últimos fueron servidores públicos de Sabinal y La Ascensión y la de familia Prieto con el dominio de terrenos al sureste del municipio.
Al establecerse la red ferroviaria construida por un extranjero para proteger la producción mineral, el tren llega a Corralitos en 1896 y luego a la estación de Casas Grandes, la hacienda pasó a ser la estación de esta importante vía, que después pasó a dominio de Ferrocarriles Nacionales de México.

Ya antes del gran movimiento revolucionario de 1910, los diferentes grupos de rebeldes se refugiaron en ese sitio para abordar el ferrocarril, siendo la mas importante el de Práxedes G. Guerrero y Enrique Flores Magón en 1908, sin restarle importancia a los grupos de Víctor L. Ochoa, José María Rangel y el del Gral. Rodrigo M. Quevedo y José Inés Salazar, donde murió el Gral. Victoriano Cano, originario de Ascensión-

A finales de 1910 y con un contingente de más de quinientos soldados, arribó esta estación el Coronel Samuel García Cuellar, Ministro de Guerra de Porfirio Díaz, que es enviado a combatir a los rebeldes en el noroeste de Chihuahua. El enviado militar que comandaba los famosos “pelones”, fue herido en una batalla en el Cerro de la Cal.
Francisco I. Madero, que se había nombrado Presidente Provisional de México motivado por la usurpación de Huerta, ratifica su nombramiento el 8 de marzo en la Hacienda de San Diego del municipio de Casas Grandes y tiempo después se dirige a Estación Guzmán donde por unos días establece la Presidencia de la República y prepara la toma de ciudad Juárez, acontecimiento que tiene lugar el día 8 de mayo de 1911.

Al establecerse por algunos días en Guzmán y ante la desobediencia que habían observado hacia Madero ciertos grupos del Ejército irregular de “Los Colorados”, el apóstol de la Revolución, le pide a Francisco Villa su apoyo para desarmar a este grupo que desde Casas Grandes lo venían asediando con escritos irreverentes y a los que dio contestación el 16 de abril durante el tiempo que usó ese sitio como sede presidencial. El ejército fue desarmado sin el menor problema y los dirigentes hechos prisioneros.

Hoy emergen entre escombros de la abandonada estación los restos aun en pie de las grandes paredes que fueron testigos de muchos hechos importantes y se aprecia el andén por donde arribaron multitud de viajeros. En sus alrededores se observan las instalaciones de los ferrocarriles y los vagones que fueron vivienda de trabajadores.
También está la escuelita de donde quizá los niños en un tiempo observaron el paso del tren que durante muchos años llevó en carros o vagones a viajeros diversos; artistas y polìticos, comerciantes y simples viajeros que cuando no había otro medio de transporte lo hacían por este conducto, viajando junto al carro correo que por años puso la correspondencia en ciudad Juárez en menor tiempo que el que hoy se usa..

A un lado de la destruida vía, despojada de sus durmientes y rieles, hay restos del alambre telegráfico que por muchos años fue el único medio de comunicación rápida al estado de Sonora y otros puntos del país, que por medio de la clave Morse se dieron avisos y noticias importantes en el curso de la historia.

En la estación y para informar de la trayectoria del ferrocarril estaba el telegrafista, que detrás del “hilo” o “hebra”, con hábiles dedos y sensibles oídos manejaban la llave o el vibro para enviar la señal. De estos personajes podemos recordar a Don Pablo Fernández Sinecio, que fue de los primeros en llegar a Guzmán y después vivió en Ascensión formando importante familia.

A unos cuantos kilómetros hacia el sur se encuentra la Hacienda de Fresnal, única en su género y que aun se conserva como fue construida en 1882 y situada por el viejo camino de Janos a Juárez, muy probable ruta que tomara el Lic. Benito Juárez en su camino al entonces Paso del Norte, según un investigador histórico

De ese lugar se llega a las pinturas rupestres y a las viejas minas de el Sabinal, sin dejar de visitar la Colonia menonita del mismo nombre, todo esto se encuentra siguiendo el bordo dejado por el ferrocarril y que se habilitará como camino sin afectar un metro del entorno ecológico, donde decenas de especies de flora en peligro de extinción aun se pueden observar.

Se espera muy pronto habilitar todos estos caminos para invitar al turista a recorrer estos lugares, que sin llegar a ser sitios paradisíacos ni llamativas zonas arqueológicas, sí muestran al viajero la esencia nata de la naturaleza y el placer natural que brinda el entorno, que sin sofisticarlo, sí ofrezca al viajero comodidad y seguridad.
Ramón Ramírez Tafoya
Abril del 2007
Hacienda Guzmán en Ascensión, Chihuahua Hacienda Guzmán en Ascensión, Chihuahua Reviewed by Karina on 7:38 Rating: 5

No hay comentarios