Header AD

Historia del Municipio de Ascensión

Noventa y seis familias llegaron procedentes de La Mesilla Nuevo México de los Estados Unidos de Norte América, donde empieza nuestra historia. A raíz de conflictos políticos decidieron regresar a México a reincorporarse a la patria, una vez que ese lugar pasó a ser parte de la Unión Americana.

Los primeros veinte años en La Mesilla, fueron de armonía entre las familias sajonas, pero a partir de 1868, empezaron los problemas políticos que culminaron en agosto de 1871, por un fraude electoral, donde competían los partidos Demócrata y Republicano, con una reyerta donde muere su líder Juan Lemon y ocho republicanos mas.

Es entonces que solicitan al gobierno del estado su asilo en México, por conducto de don Mariano Samaniego, Jefe Político del Cantón de Bravos, quien el día 1° de diciembre del año de 1871, autoriza su partida al reencuentro de la Patria.

El domingo 9 de diciembre se reúnen en la casa de don Rafael Bermúdes donde se les da la noticia en una reunión convocada por la Comisión Central de Inmigración que habían formado los principales líderes, siendo su secretario Rafael Ancheta.

Inician el viaje inmediatamente, pues ya con anterioridad dos partidas de exploradores habían visitado la región. La primera compuesta por cuatro hombres fracasó ante la represión de los indios bárbaros. La segunda en la que doce hombres lograron identificar los terrenos y manantiales que solicitarían. Vicente Mestas, Fabián González, Marcelino Gallegos. Fueron los líderes y exploradores.

Fue el 1º. De enero de 1872 que llegaron los colonos a lo que hoy es el Rancho de la Bajada, guiados por Ignacio Orrantia y el Padre José de Jesús Baca, que fue su guía espiritual y sacerdote hasta 1877, fecha en que falleció.

El siguiente año llegaron procedentes del sur del estado algunas decenas mas de familias que se asentaron en las márgenes del río y fueron aceptadas por los colonos, formando así un mosaico genético que dio nacimiento a la familia ascensionense..

Después de infructuoso intento al cavar un canal de una legua del Ojo de La Ascensión, decidieron hacer la boca toma en el río, a la altura del Rancho del Esparceño, cuyas aguas dieron vida a La Ascensión por mas de cien años y no el Ojo de Federico como erróneamente se había dicho. El canal fue hecho con herramientas rudimentarias por los propios colonos y no usaron trazo, sino a “ojo de buen cubero”. Posteriormente reformaron el acueducto y el trazo lo efectuó el ingeniero Ildefonso Barrios, que ayudado por los colonos hicieron dos tramos, uno de cinco leguas y otro de siete.

Los sitios solicitados, fueron autorizados por el Presidente Juárez el día 7 de junio de 1872, seis meses después de estar en el Valle. A la muerte de Juárez, fueron atendidos por Sebastián Lerdo de Tejada, quien firmó el decreto de colonización el 16 de noviembre de 1876, pero no fue sino hasta el efímero gobierno de Manuel González, cuando el H. congreso de la Unión definitivamente autoriza el 8 de diciembre de 1883 el decreto definitivo, cuyos documentos fueron firmados en abril del siguiente año por el General Porfirio Díaz


Los trámites fueron lentos y por esta razón, según informe dado en enero 1885, por el Visitador Coronel Ángel Bouquet, las casas fueron pequeñas, lo mismo la iglesia y la presidencia, por la inseguridad de los títulos.

Los primeros diez años fueron objeto de múltiples ataques de indios, azolando con las cosechas y bestias. Alguna vez se llevaron 66 caballos y varias vacas. Atacaban y luego se retiraban para regresar de otro rumbo y por nuevas presas. En uno de esos ataques sufrieron el secuestro del hijo de un colono. También fueron invadidos por los tejanos durante los primeros años de la colonia, así lo expresaron en uno de sus escritos fechados en 1875.

En 1879 y 1880 fueron invadidos por el ejército norteamericano, argumentando que perseguían apaches, teniendo que pedir auxilio a las autoridades de Janos. El Gobernador don Luís Terrazas, les envió armas y municiones para su defensa. En 1875, fueron apoyados con mil pesos, por desastres que sufrieron en 1873 por sequía y en 1874, por inundaciones ocurridas de julio a septiembre, según lo dice un documento firmado por don Remigio Sáenz, Presidente Municipal en febrero de 1876.

En 1879 el gobierno envió al Ing. Emiliano Ordóñez a ratificar las parcelas que habían sido medidas en acres y al convertirlas al Sistema Métrico Decimal adoptado por México desde 1857, estas resultaron de diecisiete hectáreas y fracción. Las parcelas fueron medidas en los cinco sitios de ganado mayor que solicitaron y el cual se les dio en calidad de arrendamiento a razón de $12.65 al año, por cada sitio y las parcelas se midieron cada una de treinta y cinco acres.

El pueblo se trazó en dos leguas cuadradas y los lotes fueron medidos en varas. El pueblo fue trazado debidamente, rodeado de hortalizas de dos acres cada una. Su plaza plantada de fresnos, situada al frente de su iglesia consagrada a la Purísima Concepción; al oriente quedó la Presidencia Municipal. El pueblo que constó originalmente de setenta manzanas, quedó dentro de los cinco sitios de terreno otorgados para su Colonia.

El 8 de diciembre de 1883, el Presidente de la República Manuel González emite el Decreto donde autoriza los cinco sitios del ejido, como ya lo dijimos, es a Porfirio Díaz quien le toca firmar y expedir los títulos, que se emiten en abril del siguiente año.

Dos puntos muy importantes hemos aclarado, inducidos por la observación de la investigadora norteamericana originaria de la Mesilla, pero con sangre de un colono mesillense de origen mexicano, la Señora Mary Taylor; primero, que no se fundó en 1871 como se venía afirmando, puesto que documentos comprobatorios encontrados en la Iglesia de San alvino en la Mesilla, encontramos en años recientes las actas de defunción de los mártires de agosto de 1871, documentos proporcionados por el historiador Lionel Frítese.

Contamos con documento donde se comprueba que se reúnen el día 9 de diciembre para organizar la partida, esto gracias a la aportación del maestro de historia de la Universidad de Chicago, profesor y licenciado José Ángel Hernández. La caravana después de penoso peregrinar, como lo dice un corrido de la época escrito por el Señor José Sáenz Durán. Por esta fuente siempre se tuvo conocimiento que los colonos llegaron el primer día del siguiente año a tierra del Valle de la Ascensión, que ya se llamaba así igual que su laguna

Segundo; que no fue en El Ojo de Federico, llamado entonces de la Ascensión, pues el primer investigador de la región el Profesor Ramírez Caloca ya lo dice en los años cuarentas, “que las tierras fueron desdeñadas” y en documento que ya obra en nuestro poder dice un colono el mismo año “que no pudieron sacar el agua del ojo de La Ascensión”, esto sería para las tierras seleccionadas y estas eran las de Álamos de Vega, hoy parcelas de los Huérigos. Para mayo del mismo año ya han hecho un rústico canal de la boca toma del río a la altura del Rancho del Esparceño, sembrando las parcelas del poniente del poblado.





Por otra parte y para sacar del error a algunos historiadores, el Ojo de la Ascensión si estuvo bajo dominio de los colonos pero en 1883, bajo el esquema de las compañías delindadoras pasó a ser parte de la familia Prieto de la ciudad de Chihuahua, aunque ya pesaba un denuncio en ese predio. Para concluir esto; La superficie de los cinco sitios no llegaba a ese lugar. Conforme a la ley del 6 de enero de 1915 el ejido se amplía a ese sitio en 1935.

Peor que los depredadores indios, así lo manifestaron mas de una vez, resultó el visitador que envió Porfirio Díaz, quien rectifica las medidas de los terrenos en vara mexicana, medida ya obsoleta que equivale a 853 centímetros, por lo que redujo la superficie de las parcelas y la extensión del ejido, denunciando para él los excedentes.

La primera víctima fue el señor Miguel Bastidos, quien con su familia vivía en una parcela de los Huérigos, a quien despojó de sus terrenos. A pesar de las protestas, a las que se unirían después la señora Ramona Ramírez de Tapia, Ursulo Ramírez, Sebastián Lucero y otros colonos, quienes apoyando al Sr. Bastidos, quien era carpintero y hacia trabajos en otros poblados, en una de sus ausencias, Bouquet hizo firmar a su esposa doña Maria Luisa Baiza, despojándolo de su casa y parcela.

Esto, aunado a otros atropellos, la complicidad del señor Rafael Ancheta, que se postulaba para Presidente Municipal, figura política que siempre tuvieron los ascensionenses que jamás quisieron depender de Janos y no aceptaron su categoría asignada como jefes municipales, engendraron el primer movimiento armado en contra del gobierno porfirista, que explotó el 6 enero de 1892, primero que en Tomóchic.

Su primer Jefe Municipal fue el Sr. Ignacio Orrantia, siguiéndole el Sr. Fabián González. Muy pronto habrían de empezar las gestiones para independizarse de Janos, pues procedían de un lugar donde se practicaba la democracia y no podían seguir sujetos a órdenes y disposiciones de otro lugar.


Esto generó un movimiento armando que se le denominó Batalla del Molino o Revolución de Ancheta, por llamarse así el presidente que fue derrocado y asesinado, mismo que había sido impuesto por la corriente porfirista. Una vez que triunfaron asesinado al Sr. Ancheta. Fueron encarcelados 46 rebeldes y otros tuvieron que huir, el movimiento generó que La Ascensión se independizara de Janos y el día l8 de noviembre de 1893 se le da la autonomía de municipio, quedando como primer presidente municipal el Sr. Gregorio Sozaya.

SU FORMA POLITICA.

Cuenta con una Seccional en Puerto Palomas. Siguiéndole en importancia Colonia Victoria, Entronque y Bismarck. Cuenta con 17 ejidos y cinco colonias. .

Los Presidentes Municipales son en el orden siguiente a partir de 1917, pasada la Revolución. Considerando así como Primer Presidente Constitucional en
1917 Santiago Macias
1918 Abel Fernández Bejarano
1919 Antonio Apodaca
1920 Benigno Ramírez Lucero
1921/22 Manuel Fernández Borunda
1923 Martín Apodaca Telles
1924/25 Manuel Fernández Borunda
1926/27 Toribio Rentería Lucero
1928 Toribio Lechuga Telles y Matías Cano Lazo
1929 Estanislao Apodaca Telles
1930/3l Juan Montoya Durán
1932/33 Martín Apodaca Telles
1934/35 Manuel Fernández Borunda
1936/37 Tomás Fernández Chávez
1938/39 Bernardino Carrillo Luján
1840/41 Benito Miranda Ortiz
1942/43 Jesús Loera González
1944/46 Andrés Lugo Apodaca (Primer trienio)
1947/49 Trinidad Sáenz Estrada
1950/52 Hilario Fraere Alvarado
1953/55 Pedro Sáenz Anderson
1956 Cruz Ogáz Holguín (enero a octubre)
1956/59 Jesús Loera González
1959/62 Benjamín Fernández Balbuena (Primer
1962/65 Raúl Fernández Gamillo
1965/68 Fabián Ontiveros Esquivel
1968/71 Jesús Francisco Arellano Rocha
1971/74 Edmundo Álvarez Mora
1974/77 Raúl Jáquez Ramos
1977/80 Jesús Enrique Blancas Aguirre
1980/83 Jun Sáenz Cano
1983/84 Ramiro Apodaca Araiza
1984/86 Profa. Arcelia Sáenz Miranda
1986/89 José Ángel Lozano González
1989/92 Ing. Alfonso Blancas Aguirre
1992/95 Manuel Galván Apodaca
1995/98 Oswaldo Blancas Fernández
1998/01 Ing. Luís Carlos Rentería Torres
2001/04 Fernando Castañeda Barraza
2004/07 Injg. Julio Cesar Apodaca Prieto

Ascensión, Chih., abril de 2005
Ramón Ramírez Tafoya. Cronista Municipal.
Trabajo realizado por instrucciones del C. Ing. Julio Apodaca Prieto, Presidente Municipal

Fuentes:
Prof. Jesús Ramírez Caloca
Archivos Históricos de Terrenos Nacionales.
Archivo Municipal.
Archivo Ejidal
Historia del Municipio de Ascensión Historia del Municipio de Ascensión Reviewed by Karina on 7:54 Rating: 5

No hay comentarios