Header AD

Ovnis en Corralitos en Nuevo Casas Grandes

Expectación e incredulidad ha despertado el anuncio de un habitante se Sección Corralitos en el sentido de haber sido testigo en varias ocasiones de avistamiento de objetos voladores no identificados, similares a los descritos por el fenómeno OVNI.

Se trata del joven Manuel Zubía Luna de 27 años, sordomudo y dedicado a las labores del campo al igual que su padre, quien en repetidas ocasiones ha hecho saber a su familia, de los supuestos avistamientos de objetos y seres al parecer de origen extraterrestre.

La historia la narra su mamá Leonarda Luna Cárdenas de Zubía ante la imposibilidad de que lo haga él mismo por su incapacidad para comunicarse de manera fluida.

“Esto inicia de manera curiosa, cuando al ver en la televisión algunos anuncios cono el de manzanita sol donde se ven algunas naves y seres de apariencia extraterrestre, Manuel (su hijo) se alborotaba y nos quería hacer saber algo pero no le entendíamos y ni siquiera pensamos que se trataría de algo similar” inicia Leonarda Luna.

Fue a través de que se le indicó a Manuel que empezara a hacer algunos dibujos como dio a conocer con más detalle lo que de otra forma resultaba casi imposible.

La señora frunce el ceño y trata de recordar. “Fue en el mes de abril o mayo de 1998, lo recuerdo porque mi otra hija estaba por terminar su escuela secundaria, en la mañana muy tempranito se levantó Manuel a arriar unos animalitos desde el cerro “Los Torres” hasta el rancho.

Entre este cerro y el rancho propiedad de la familia existe menos de un kilómetro de distancia “y fue entonces cuando sucedió el primer avistamiento”
Como Manuel estuvo de visita en la escuela primaria de la colonia cuatro meses en la escuela especial, donde incluso recibió dos medallas de las olimpiadas especiales que se realizaron en Ciudad Juárez y siempre ha demostrado interés por la pintura, le hicimos saber que plasmará en papel lo que quería decir.
Así tomó el reverso de un calendario y comenzó a dibujar, la primera impresión que llevamos es que indudablemente se trataba de OVNIS.

Pero como Manuel dibujó además otras cosas, la familia decidió acudir al cerro donde se supone se hicieron presentes los extraterrestres para tratar de comprobar lo dibujado con lo que realmente ahí existe.

Ahí nos encontramos que había mucha correspondencia tanto las plantas de matorrales como la osamenta de un animal muerto coincidían en el dibujo con el paisaje natural que se encontró ahí.

A partir de ese momento Manuel empezó a dibujar lo que veía y es así como les hizo saber a sus padres que en realidad después de la caída del otro objeto lo han “visitado” tres tipos de seres diferentes.

Dice Manuel que unos son chaparritos de aspecto maligno. A ellos los ha visto de lejos y no le inspiran confianza, pero en cambio los otros, lo de tres dedos, que son un poco más altos, pero que en realidad miden como un metro, son seres muy amigables, incluso en uno de los dibujos los muestra como que le están brindando una botella con alguna bebida, pero que él no la acepta.
A los otros, señala, sólo los ha visto desde la nave, ellos no se bajan y no sabe como describirlos, la nave es una especie de mapa muy similar al del Estado de Chihuahua.

A raíz de los avistamientos de Manuel, la familia empezó a fijar su mirada en el cielo y aunque ellos refieren que no han visto un OVNI propiamente dicho, si han observado luces en el cielo que se comportan de manera caprichosa.
“Hace no mucho en el mes de agosto del año pasado todos los miembros de la familia vimos un objeto extraño como al 10 para las nueve de la noche, se veían una luces de color azul y rojas que brillaban mucho y parecía que el objeto giraba, incluso tomamos un mira lejos para tratar de saber si era un avión pero no se distinguía bien, sin embargo lo descartamos.

La familia tomó fotografías del lugar, en las cuales sobresalen dos aspectos clásicos, según investigadores del fenómeno, que refieren a una huella de quemadura en la superficie del espacio donde supuestamente se posó el objeto, así como el área completa de piedra molida que da el aspecto de “gravilla de hormiguero”, que no se localizan en otros puntos del cerro.

Estas dos pruebas son consideradas por los estudios como evidencias de un “aterrizaje”, a pesar de que no existen mayores documentales en torno al objeto.
Sobre el entorno social de Manuel, su mamá informó que se trata de un joven de muy buenos sentimientos, responsable y que no tiene vicios, la familia vive a la entrada del poblado de Corralitos y se pueden localizar muy fácilmente porque ahí se ofrece el servicio de telefonía celular y de radiocomunicación con la Presidencia de Casas Grandes, la vivienda es humilde y sus moradores muy sencillos y serviciales, siempre dispuestos a ofrecerle algo al visitante.
Por el momento la familia pasa por una pequeña crisis económica y aunque existe su “tiendita” ellos le tienen mucha fé al trabajo del campo.

En lo que concierne al lugar donde presumiblemente cayó el objeto se informó que en el año de 1998 los académicos Robert J. Hard y John Roney M. De la Universidad de Texas en San Antonio realizaron algunas investigaciones de campo en lo que respecta a unas particularidades encontradas en el lugar.
Se trata de uno terraplenes hechos por los humanos en el período del año 1150 A.C. lo que según se conoce vendrían a ser los vestigios arqueológicos de mayor antigüedad localizados en esta región.
Ovnis en Corralitos en Nuevo Casas Grandes Ovnis en Corralitos en Nuevo Casas Grandes Reviewed by Karina on 9:27 Rating: 5

No hay comentarios