Header AD

Cascada de Cusárare en Bocoyna, Chihuahua

A 20 kilómetros de localidad de Creel, del municipio de Bocoyna, se encuentra la cascada de Cusárare, en los límites del municipio Guachochi, considerada una de las más bonitas de México con una caída de 30 metros, pues su altitud no es tan grande como otras, pero sí el ancho de la gran cortina que forma, la cual luce en todo su esplendor en estos días debido a la gran cantidad de agua -cuatro veces más que hace una semana- que lleva el arroyo del mismo nombre.

Son 20 kilómetros de una carretera curveada rodeada de tupidos pinos, con llanos verdes donde se asientas las casas de los indígenas Tarahumaras, quienes se ven caminando a orillas del camino, llamando más la atención por sus coloridas vestimentas, las mujeres rarámuri.

Camino a la cascada Cusárare, se pasa por el famoso Lago de Arareko, el cual es muy visitado por turistas y gente del municipio de Bocoyna, quienes aprovechan este lugar al aire libre para días de campo y remar en este cuerpo de agua.

Si los visitantes van en automóvil propio tiene que ser camioneta ya que es terracería, aunque también el recorrido de puede hacer en bicicleta o caminando, en todos los casos es recomendable llevar ropa cómoda, tenis y agua para hidratarse.

La entrada al camino a la cascada tiene un módico costo de 25 pesos para adultos y 15 pesos niños, los cuales no significan nada por disfrutar un encuentro con la naturaleza, en un paisaje impresionando donde se junta la sierra, el arroyo Cusárare y un camino de tierra de un metro de longitud que parece perderse en medio de los pinos.

En camioneta se puede llegar hasta antes de 500 metros de camino a pie de la cascada, pero si los visitantes quieren ir caminando desde donde inicia el camino peatonal, se hace media hora, y vale totalmente la pena, ya que el sendero delimitado por troncos de pino tiene una vista constante al arroyo, así que mientras se camina se ve y se escucha el agua correr por entre las enormes piedras.

Aunque parece un camino poco transitado, las personas se van cruzando con turistas que van o regresan ya del recorrido a Cusárare, así mismo, a lo largo del camino, las mujeres indígenas tienen sus puestos de recuerditos y artesanías que ellas mismas realizan, en su mayoría, las artesanas son del poblado de Cusárare, el cual queda a unos 6 kilómetros de longitud a la cascada.

Caminar a la cascada de Cusárare, aunque es un poco pesado si no se tiene la condición, es una experiencia única, donde el no llevar una cámara fotográfica para capturar el trayecto, es un error grande que se puede cometer, ya que el camino es de ensueño y no hay quien de los turistas que diga que no se maravilló.

El agua del arroyo antes de caer tantos metros para formar la cascada de Cusárare, se desplaza sobre una cama de lajas para de ahí formar esta caída que además de ser muy bella y más porque en esta época va muy cargada de agua, forma una camino entre los pinos de un caudal azul turquesa que se pierde a la vista entre las cañadas.

Para bajar al pie de la cascada hay un camino escalonado de concreto, muy seguro, el cual parece laberinto entre el bosque, haciendo más fácil el acceso para las personas que se animen a bajar y refrescarse con la brisa del agua de la Cusárare.Bajar es fácil, para subir es un poco pesado ya que son cientos de escalones hasta la parte arriba de la cascada, pero al ir subiendo parece que cada paso lleva al cielo, por lo que ir a Cusárare y disfrutar de todo el esplendor de este sitio, implica caminarlos de arriba hasta abajo, y solo así se llena completamente la vista.
Cascada de Cusárare en Bocoyna, Chihuahua Cascada de Cusárare en Bocoyna, Chihuahua Reviewed by Karina on 19:28 Rating: 5

No hay comentarios