Header AD

Secreto de Familia (La historia con mi primo)

Hola, soy lectora de este foro desde hace ya un tiempo, en alguna ocasión buscando recetas y secretos para la elaboración de salsas picantes me tope él y desde ahí no he podido dejar de leer los secretos picantes.

Hoy me desperté decidida a contarles como inicie mi vida sexual, historia que jamás he contado a nadie, ya que hasta hace poco me avergonzaba pero hoy más que nunca me excita el recordarla.

Nací en una ciudad pequeña de provincia en México cerca del Distrito Federal, en mi temprana niñez mis padres se divorciaron y mi mama se vio en la necesidad de trabajar dejándome al cuidado de diversas de mis tías y abuelos, a cuyos domicilios acudía después de ir al colegio, comía y después pasaba mi madre por la tarde noche para ir a casa.

Cuando tuve aproximadamente 10 o 11 años cumplidos mi madre empezó a salir con él que en aquel entonces era su jefe quien empezó a apoyarnos económicamente y quien eventualmente se quedaba en casa, ya que él era casado y jamás pudo o quiso establecerse con nosotras, mi madre aun joven y de buen cuerpo siempre tuvo pretendientes pero jamás les hizo caso alguno, salvo a él.

Fue en varias de las visitas del jefe de mi madre donde despertó mi inquietud por el sexo ya que mi cuarto compartía baño con el de mi madre y en una ocasión al pararme al baño escuche a mi madre jadeando, al asomarme por la rendija del cuarto la vi a ella abierta de piernas y a su jefe en medio dándole durísimo, presencié todo el acto hasta que terminaron y enseguida me retiré de la escena sin siquiera haber hecho del baño.

En la escuela se nos empezó a enseñar sobre los órganos reproductivos del hombre y de la mujer, y recuerdo que yo leía detenidamente cada letra del libro de ciencias naturales.

Para ese entonces y por motivos circunstanciales yo empecé a convivir con dos primos (prima y primo) hijos de una de mis tías, la prima era tres o cuatro años mayor que yo y mi primo era de mi edad. Recuerdo que ella ya tenía novio y empezaba a contarnos de los besos, fajes y manoseos. Por cuestiones de afinidad yo empecé a convivir más con mi primo, con el que empezamos a platicar de sexo, ¿Qué era?, ¿Cómo se hacía?, etc., cada quien tenía sus teorías. El caso es que entre nuestras pláticas y experimentos empezamos besarnos, sin que nada pasara a mayores.

En la secundaria, fuimos al mismo colegio, mismo grado, sólo que en diferente grupo, durante el tercer año yo empecé a quedarme en su casa a dormir a veces los fines de semana, a veces entre semana ya que mi tía nos llevaba a la misma escuela, mi madre por motivos de trabajo accedió, además de que así ella tenía la noche libre para también hacer de las suyas.

Yo dormía en el cuarto de mi prima en una planta baja, junto a la recamara de mis tía, y mi primo dormía en la planta alta, pues los fines de semana solíamos desvelarnos viendo películas, y mi tía y mi prima se iban a dormir temprano, dejándonos solos a mí y a mi primo, luego de un rato, salía mi tía de su recamara y nos decía que fueron a terminar de ver la película al cuarto de mi primo, ya que él tenía televisión y videocasetera en su recamara, fue entonces, cuando empecé a dormir en el cuarto de mi primo, eventualmente.

Para ese entonces mi prima de cerca de 17 o 18 años, nos había contado que había tenido relaciones con su novio y que le había encantado, que el sexo se sentía riquísimo. Ella ya se sentía mayorcita y nos trataba como niños.

Mi primo y yo, en alguna de esas veladas, platicamos y quisimos ensayar o practicar como sería que lo haríamos cuando, según nosotros, tuviéramos nuestras parejas, recuerdo que me recosté de espaldas a él, él me colocaba su enorme pene entre mis piernas hasta que terminaba entre ellas, yo siempre con ropa interior, me escurría toda, el pene de mi primo media 19 y medio y era bastante grueso. Ojo, jamás lo vi en nuestros ensayos, ya que nos daba cierta pena entre nosotros y lo que hacíamos era meternos debajo de las cobijas, sé las medidas, porque entre nuestras pláticas y juegos, él se la midió en el baño con una regla escolar.

Así trascurrió nuestra historia por cerca de un mes, no podíamos ver la hora en que mi prima se fuera a dormir y mi tía nos corriera al cuarto a terminar de ver la película, llegábamos al cuarto poníamos la película, y corríamos a la cama, yo de espaldas a él y siempre con coloncito y blusa de pijamas, nos cobijábamos poniéndose él a mis espaldas colocaba su enorme pene entre mis piernas me tomaba de la cintura firmemente y besaba mi cuello mientras se frotaba frenéticamente en mi hasta venirse entre mis piernas.

En una de esas ya en la calentura, ya después de haber estado frotándose contra mis piernas por un rato, el me pido que intentáramos la penetración, yo le dije que sí, y me baje mis calzones, él puso la punta de su enorme pene en la entrada de mi vagina, que para ese entonces ya estaba mojadísima y empujo de un solo golpe su enorme pene, yo inmediatamente sentí un dolor tremendo, como si me hubieran metido un fierro, y me retire, salte en automático hacia un lado de la cama y me lleve mis manos a mi vagina, no hallaba como aliviar el dolor, y le pregunte, casi reclamándole, ¿qué me metiste?, por un momento pensé que me había metido un palo o su mano, me fui al baño toda confundida y al borde del llanto, estaba sangrando. Para ese entonces ya había tenido dos o tres veces la regla, por lo que me coloque una toalla femenina.

Salí del baño como a las dos horas y el esperándome sentado fuera del baño me preguntó si estaba bien, yo le respondí que me había dolido muchísimo y como pudimos nos fuimos a dormir.

La noche siguiente no se habló del tema y no hubo juegos, el dolor me duro como dos días.

La semana siguiente llegado el viernes mi tía paso por nosotros al colegio y nos fuimos a su casa, llegada la noche y después de las películas nos fuimos a seguir viendo la película a su cuarto, luego de platicar sobre lo acontecido acordamos no volver a intentar la penetración, y empezamos a jugar sólo a que él me rosara mi vagina ya que esta vez me decidí a quitarme mi calzón.

Esa noche fue riquísima, ya que me puse súper mojada, como nunca, ya que su enorme pene rosaba mi clítoris y me atravesaba saliendo por la parte de adelante como unos 5 o 7 centímetros, justo antes del que fuera el primer orgasmo de mi vida, yo de espaldas a él lleve mi mano a su pene y lo apunte contra la entrada de mi vagina y le dije mételo despacito, el obedeció y metió la punta y un pedacito más, yo, con mi mano derecha apretaba la almohada y con la izquierda frotaba mi clítoris, sentía exquisito, el empezó a acelerar las embestida y a meterme casi todo su pene, yo sentía como me pegaba en el fondo de mi vagina y casi que en el estómago, y así me vine de lo lindo, y le grite que parara, ya que empezaba a sentir mucho dolor cuando pegaba su pene en el fondo de mi vagina, inmediatamente él se retiró y bombardeó mi culito con chorros y chorros de semen. Nos quedamos tumbados un rato, me enredé una sábana y me dirigí al baño, me limpie y luego entró él, me puse mi trusa, short y sudadera y me fue a acostar a la cama, él se aseo y luego también se acostó y me dijo, “sentí riquísimo y tú” y le dije “yo también”.

De ahí en adelante la historia ya se la imaginaran, esperaba desesperada el fin de semana para ir la casa de mi primo o los días entre semana en que mi mama refería trabajar hasta tarde, mi prima la mayor siempre en sus hondas con sus fiestas, amigos y novios, mi tío siempre viajando y mi tía con sus amigas, salón de belleza y compras, y mi primo y yo cogiendo de lo lindo.

Tengo que admitirlo, jamás se la chupe, porque siempre nos metíamos por debajo de las cobijas, cogíamos de cucharita, es decir, el detrás mío, o de misionero, el arriba de mi viéndonos las caras, lo que sí nunca puede fue meterme toda su verga, ya que me dolía cuando pegaba contra el fondo de mi vagina, incluso a veces me llegaba a sangrar, por lo que siempre yo ponía mi mano en la base de su pene para fijarle un tope y que sólo me metiera las 2 terceras partes de ese enorme mástil.

Con él fue que tuve mis primeros orgasmos, con él fue que vi mi primera película porno, el me enseño el semen luego de masturbarse bajo las cobijas, el abrió completamente mi vaginita, que en aquel entonces tenía 14 añitos y apenas unos pelitos.

Así estuvimos durante todo el tercer año de la secundaria, hasta que entramos al bachillerato, y nos fuimos a escuelas diferentes, además de que mi madre por fin se casó con él que hoy es su esposo y nos mudamos a otra casa haciendo muy difícil que me dieran permiso de irme a quedar a dormir a la casa de mi primo, durante el primer año de bachillerato nos habremos acostado seis veces, durante el segundo año una o dos y hasta allí.

Pero lo que viví durante el tercer año de la preparatoria fue algo que jamás pensé y que realmente me volvió una verdadera golosa. Pero eso se los cuanto mañana.
Secreto de Familia (La historia con mi primo) Secreto de Familia (La historia con mi primo) Reviewed by Karina on 21:00 Rating: 5

4 comentarios

  1. Super cachondisimo tu secreto y muy bien llevado y redactado, me excito bastante toda las escenas descritas, esperare con ansia tu nuevo relato.

    ResponderEliminar
  2. Que historia tan caliente!!!! me cogí a mi esposa tres veces seguidas pensando en tu historia y en la mañana desperté tan caliente que me la tuve que jalar en la regadera, por que mi esposa ya no quería, le deje bien adolorida tu cosita, espero ansioso tu siguiente secreto.

    ResponderEliminar
  3. Guauu, me gusto mucho tu historia, yo tambien tengo algunos jueguitos con mis primos y primas tambien somos de la misma edad y pues tambien nos calentamos entre nosotros y ya estoy pensando seriamente en darle el si a algun familiar, ojala a mi no me duela tanto, al fin que mis prospectos no se ven tan grandotes, ja

    ResponderEliminar
  4. Súper caliente lo que viviste...

    ResponderEliminar

Post AD