Header AD

Secreto de Familia (La historia con mi tío)

Continuación de la historia de vida sexual…

Empezare contándoles que durante la secundaria yo fui muy delgadita, aunque nalgoncita, herencia del bonito cuerpo de mi madre, de mi cara me considero simpática, y debo confesar que los pretendientes jamás me faltan a pesar de ser casada, bastante seria y recatada.

Bueno pues la historia continuó así, durante el bachillerato me empecé a desarrollar como mujer me creció la colita, se me ensancho la cadera, poquita bubi, y unas piernas bien torneadas, me maquillaba, pero no me atrevía a vestirme con pantalones entallados por pena de mi nuevo cuerpo, novios no tuve ninguno, ya que me juntaba con el grupo de muchachos y muchachas más ñoño del bachillerato, íbamos la cine, organizábamos reuniones en donde no había una sola gota de alcohol, etc.

El tercer año cambié de colegio, ya que era muy mala en matemáticas y ante el temor de repetir año, mi madre junto con uno de mis tíos consiguió un colegio donde me revalidaran las materias y pudiera concluir allí el tercer año del bachillerato.

En esta nueva escuela conocí nuevos amigos y amigas, populares, a quienes les encantaba la borrachera, fiestas, etc. Y chicas quienes me animaron a vestir a la moda, pantalones entallados y blusitas pegaditas, maquillaje, zapatos altos, etc., lo que dejó ver de inmediato mi bonito cuerpo. Los pretendientes no se dejaron esperar aunque bateaba a todos porque simplemente me caían mal los galancitos, deportistas, fantoches, etc., que eran los únicos tipos a los que atraía, los tímidos y serios ni siquiera se atrevían a hablarme.

Como les comente, mi historial académico no era nada presumible, tuve muchos problemas con las matemáticas, y uno de mis tíos hermano de mi mama, yo con 17 años cumplidos y él de 28, empezó a enseñarme matemáticas por las tardes en mi casa, él era ingeniero civil, divorciado y bastante parrandero.

En alguna ocasión hubo una fiesta de la preparatoria, yo pedí permiso a mi madre negándomelo ella rotundamente, ya que empezaba a las 9:00 pm y pretendía terminar a las 3 o 4 de la mañana. Le comente a mi tío, y él se ofreció a llevarme siendo él el que se comprometió con mi madre a regresarme sana y salva. Todo trascurrió normal, yo conviví con mis amigas y amigos, mi tío sentado en la barra del bar no dejaba de mirarme, en aquel entonces pensé que lo hacía para protegerme pero después supe que no, antes de que todo terminara, me pidió bailar conmigo, lo cual hicimos creo que de una manera cachonda pero hasta cierto punto normal, además de tener yo unas copas encima al igual que él. Salimos del antro y mi tío me dejo en mi casa, y nada paso.

Durante la sesiones de clases particulares que mi tío me daba, empezó a introducir las pláticas sexuales, y empecé yo a asistir a las fiestas que él me invitaba, bailábamos, me abrazaba, hasta que una vez me invito a bailar salsa y me pido me pusiera un vestido corto para mayor comodidad, seriamos sólo él y yo, lo cual me sonó un poco raro. Pero accedí ya que se me hizo costumbre salir de antro todos los fines de semana de la mano de mi tío para que mi madre no se preocupara.

Ya en el antro comenzamos platicar de sexo, creyendo mi tío que yo era virgen, tomamos bastante y también bailamos, escogía las canciones más cachondas, y empezó a manosearme descaradamente y a rozarme su pene erecto en mis nalgas, que no era tan grande como el de mi primo pero también tenía lo suyo, entre tanto roce y alcohol me puse bastante caliente. Llegó el momento de retirarnos y nos detuvimos a unas cuadras de mi casa, él me empezó a besar y acariciar todo mi cuerpo y a tocar mi vagina por encima de mi calzoncito y puso mi mano sobre su pene, sin que nada más pasara, confesándome entre beso y beso que yo le encantaba que tenía un culo riquísimo y una cintura deliciosa, baje del coche y le dije adiós. Me masturbe pensando en la escena casi toda la madrugada.

La semana siguiente continuaron las tutorías de matemáticas sin que faltará la plática de sexo, se ofreció a enseñarme su pene, acepté, lo toqué, lo medimos con una regla escolar, que coincidencia!!!, y le medía 16 centímetros, bastante cabezona, y gruesa pero no tanto como la de mi primo, probé el líquido transparente que le sale a los hombres cuando se les erecta el pene, y finalmente se masturbo delante mío para mostrarme el semen, el cual olí y probé llevando una gotita a mi lengua con mi dedo.

El me empezó a decir que él me enseñaría lo básico del sexo para que cuando tuviera mi pareja no cometiera equivocaciones o errores, tuviera cierta experiencia y supiera cómo reaccionar ante los hombres.

Llegado el fin de semana me propuso ver una película pornográfica, para que yo supiera como era el acto sexual. Ese día le mentí a mi madre pidiéndole permiso de ir al cine y después al centro de la ciudad a tomar una cerveza, indicándole que mi tío andaría cerca para traerme a casa como a las 11:00 de la noche. Mi tío esperaba por mí en la parada del auto bus, subí a su auto y nos fuimos, compró unas cervezas y empezamos a tomar dirigiéndonos a la salida de la ciudad en donde uno de sus amigos tenía una casa amueblada que él le hacía favor de ofrecer en renta.

Llegamos a la casa, yo súper nerviosa de saber que mi tío me quería coger, empezamos a tomar y a platicar de diversos temas, lo cual calmo un poco mis nervios, ya un poco tomados él se dirigió a la sala prendió la televisión y puso una película en la video casetera, la película era pornográfica y en ella un señor con un pene muy cabezón lo hacía con una japonesa o china, inmediatamente después, mi tío se recostó en el sillón y me invito a sentarme en el otro, él se desabrocho su pantalón y empezó a masturbarse mientras veíamos la película, notó que yo cambiaba mi mirada constantemente de la televisión a su miembro, el cual ya había tocado antes.

Me invito a chupárselo, me dijo que tenía que aprender para cuando se necesitara, y yo accedí, totalmente hipnotizada por su miembro y con el insoportable latir de mi corazón, me arrodille y empecé a chupárselo, era riquísimo, después, me dijo que me sentara en el sillón frente a él y me pidió que me desnudara y que le enseñara como es que me tocaba, lo hice con un poco de pena, quede sólo con mi sostén y mi blusa.

Empecé a tocarme y a excitarme mucho, él intento acercarse y le dijo, asustada, que no, porque no sabía qué hacer, sentía que no era lo correcto, él fue al baño a orinar y me pidió que pusiera otro video, ya que para ese entonces la televisión sólo reproducía estática por que la película se había terminado, me paré a cambiar la película y me quede parada frente al televisor, ya que en la escena aparecía un negro con un pene descomunal, cuando de repente sentí a mi tío parado detrás mío, me empezó a besar el cuello y a masajear mi chichis, pegando su pene durísimo en mis nalgas, para ese entonces yo estaba mojadisima, separo mis piernas y empezó a metérmela muy suavemente, me dolió al principio ya que aunque anteriormente me había metido la vergota de mi primo, tenía ya vario tiempo sin nada de nada.

Empezó a moverse riquísimo detrás mío, diciéndome al oído que tenía un cuerpecito riquísimo, yo me apoye contra el televisor, y paré el culito para que pudiera entrarme mejor esa rica verga, así estuvo un rato, para después llevarme al sillón en donde me puso de perrito, sujetando mis caderas y me dio unas envestidas brutales, me decía cosas sucias a todo momento, me dijo que tenía un cuerpecito de puta, que desde que se ofreció a llevarme a aquel evento nocturno para obtener el permiso de mi madre tenía la intensión de cogerme, que él me iba a enseñar lo que era coger, y empezó a preguntarme si me gustaba su verga, si quería que me cogiera hasta romperme el culo, yo permanecía callada sintiendo era rica verga, hasta que después de tanto preguntarme le dije que sí que me encantó su verga, que la tenía grandísima y que quería que me cogiera cada vez que nos viéramos para estudiar.

Debo reconocer que la escena era muchísimo más caliente que las vividas con mi primo, esta verga me entraba toda hasta chocar sus huevos con mis nalgas, y no tenía que estar agarrando la verga para que no me lastimara tanto.

Después, él se sentó en el sillón y me dijo que me le montara, así lo hice, sintiendo toda esa verga dentro mío, me chupo y masajeó las chichis como quiso, después me cargo y me cogió así un rato, me tiró en el sillón y me siguió cogiendo, me dijo que me frotara el clítoris, yo obedecía toda instrucción que él me daba, enseguida empecé a sentir un orgasmo riquísimo, él me cogía durísimo hasta que me salió un chorro blanco de mi vagina, enseguida me la sacó y se corrió en mi abdomen, fue riquísimo, se tiró encima de mí y temblorosos nos besamos en la boca, me dijo que jamás se iba hartar del cuerpo de puta que yo tenía.

Después de estar un rato recostados en el sillón me dijo al oído “yo pensé que eras virgen”.

Me levanté y me metí a bañar, el me siguió, en la ducha nos besamos y abrazamos, y me empezó a coger nuevamente yo tomada de las llaves del agua espalda a él y parándole mis nalguitas para poder sentir esa rica verga, salimos, nos secamos y nos fuimos a la cama de uno de los cuartos, me siguió cogiendo durante una hora más, fue riquísimo, luego me llevo a mi casa.

Durante los dos siguientes años mi tío se encargó de darme una o dos cogidas semanales, me metió en todos los moteles de la ciudad, me cogió en su coche, en un jardín de un evento al que acudimos, en la casa de mis abuelos, en mi casa, me puso en todas las posiciones imaginables, me chupo todo mi cuerpo, me penetro por el ano, me hizo una adicta a su pene y me enseño a tomar pastillas anticonceptivas. En ocasiones cuando tenía alguna fiesta prefería salirme de la fiesta temprano para irme con él, me alcoholizaba, me desinhibió totalmente, me hizo confesarle cómo y con quien fue mi primera vez, me obligaba a decir que era su puta, a rogarle que me la metiera, en fin, él me cogió como ningún hombre lo ha hecho.

Pasados dos años él se casó, nuevamente, con una mujer muy celosa y dejamos de frecuentarnos.

Después de él tuve un único tropezón con otro hombre más, antes de conocer al que hoy es mi esposo.

Pero eso se los cuento después…
Secreto de Familia (La historia con mi tío) Secreto de Familia (La historia con mi tío) Reviewed by Karina on 11:48 Rating: 5

2 comentarios

  1. Creo estar empezando una historia con mi padrino que acabo de confesar aqui, entonces no esta del todo mal empezar tu vida sexual con algun familiar? con lo que me hace mi padrino me dicen mis amigas que lo puedo mandar a la carcel, cuando les platique a ellas vi que se exitaron, pero ami me gusta como me hace sentir y ya llegue a tener la idea de dejarme coger por el, estoy mas chica que tu asi que creo me caerian bien unos consejos.

    ResponderEliminar
  2. Mi consejo seria: si ya se te moja la panocha, ya quieres sentir una verga adentro y no quieres que te anden diciendo que ya andas de puta, pues dejate coger por tu padrino que claro guardara el secreto y cada vez que quieras coger tendra su verga parada y disponible para estar entrando y saliendo de tu rica panochita, ademas, con tu padrino o con un tio que tengas aprenderas de sexo mas que con cualquier noviecito pendejo sin experiencia.

    ResponderEliminar

Post AD