Header AD

Candameña es la barranca de las cascadas

A fines de 1993 me fui a vivir al Estado de Chihuahua. Como las barrancas de Chihuahua son muy famosas, pensé que ya todas estarían exploradas; sin embargo, grande fue mi sorpresa cuando me di cuenta de que la gran mayoría de ellas eran muy desconocidas. La única que ya había sido explorada parcialmente era la famosa Barranca del Cobre, pero de las demás, y Chihuahua tiene muchas, casi no se sabía nada.

La Barranca de Candameña nace justamente donde cae la famosa cascada de Basaseachi, en plena Sierra Tarahumara. Toda la barranca queda dentro del Parque Nacional “Cascada de Basaseachi”, por lo cual es un área natural protegida, y que bueno que lo sea, ya que es una de las regiones más maravillosas de México. Su profundidad máxima es de 1850 metros, lo que la ubica entre las más hondas de Chihuahua, mucho más que la famosa Barranca del Cobre (1300 metros) y más aún que el Cañón del Colorado (1450 metros). Además, es una de las barrancas mas abruptas, con muchas paredes verticales de gran magnitud. Tiene partes muy angostas en regiones muy profundas, por lo que presenta vistas imponentes. El río Candameña, que corre en su fondo, es uno de los afluentes del río Mayo, ya del lado de Sonora.

 LA CASCADA DE PIEDRA VOLADA 
Al iniciar las exploraciones en Candameña, la primera sorpresa fue que localizamos una cascada de gran tamaño, la que nombramos Piedra Volada por el nombre del arroyo que la alimentaba. En total esta cascada medía 560 metros y tenía un salto en caída libre de 453 metros. Realmente fue una gran sorpresa cuando localizamos este salto, y más cuando nos dimos cuenta de que es la séptima cascada más alta del mundo. En comparación, la cercana cascada de Basaseachi, considerada por muchos años como la más alta de México, mide 246 metros.

Aún recuerdo la vez primera que estuve en su orilla de enorme salto, ante gran vacío que dejaba su caída. Es algo tan impresionante y, sin lugar a duda, uno de los espectáculos naturales más bellos de México. Algo que me llamó mucho la atención fue el hecho de que los chihuahuenses no se hubieran dado cuenta antes de la existencia de esta gran cascada.

Para poder medir esta cascada tuvimos que efectuar un rapel de casi medio kilómetro, el más largo que se ha efectuado en México, y posteriormente subir por la misma cuerda, un esfuerzo extenuante y difícil, ya que nos fue imposible evitar el chorro del agua.

EL GIGANTE
Justo frente a la cascada de Piedra Volada, a menos de 800 metros en línea recta, vimos la imponente pared de piedra que llamamos “El Gigante”, debido a su enorme magnitud. Recuerdo que la primera vez que la vi, le calculé una verticalidad, desde el río Candameña, de no menos de 800 metros. Una vez que exploramos bien Piedra Volada, planeamos hacer un rapel en la peña del Gigante. Había una ruta fácil, desde la meseta, para llegar a su cumbre, pero desde ella se desprendía la pared, la que llegaba directo al río.

Hacer este rapel, nos llevó una semana debido a la logística que implicaba. En realidad fueron tres rapeles, cada uno de unos 300 metros, y tuvimos que acampar en una serie de repisas que presentaba a tramos la pared. Finalmente logramos completar los rapeles y pudimos medir con exactitud la magnitud de la gran pared: 885 metros verticales. Una de las grandes paredes de México.

Posteriormente, invitamos a Carlos García y Ceclila Buil, él mexicano y ella española, una de las mejores cordadas de escaladores del mundo, para intentaran hacer la primera escalada de El Gigante. Y sí la hicieron, lográndolo en una difícil travesía que les llevó 39 días. Treinta nueve días colgados de la pared, acampando en una reducida hamaca, siendo apoyados por nuestro grupo. Actualmente, son numerosos los grupos de escaladores de muchos países, que año con año llegan a Chihuahua para escalar al Gigante. Son muchas las rutas que presenta, además de que existen muchas otras paredes de gran tamaño en los alrededores.

CUEVAS CON CASAS Y OTROS TESOROS
Durante nuestros recorridos por Candameña y sus barrancas laterales, nos dimos cuenta de la existencia de algunas cuevas y abrigos rocosos que presentaban vestigios de la antigua cultura Casas Grandes, la que se desarrolló en esta región hace entre 600 y 700 años. Estos sitios se encontraban en parajes realmente difíciles de llegar, sobre las paredes de la barranca, cerca de Piedra Volada o del Gigante.

Pronto encontramos a un guía que nos supo llevar a estos sitios y, aún así, tuvimos que usar cuerdas y hacer algunas escaladitas. El esfuerzo no fue en vano, ya que localizamos en dichos sitios las características casas de adobe de dicha cultura, algunas de dos pisos, y dentro de ellas muchos vestigios como arcos, flechas, ollas, sandalias y otros materiales que normalmente no se preservan. Fueron encuentros buenos que nos hablaron de esos antepasados nuestros.

También localizamos varios sitios con pinturas rupestres de gran belleza así como otros vestigios, como metates. Fueron excelentes hallazgos
Candameña es la barranca de las cascadas Candameña  es la barranca de las cascadas Reviewed by Karina on 19:51 Rating: 5

No hay comentarios

Post AD